F.A.Q.

1¿Por qué es fundamental para la salud comer fruta y verdura?
Las vitaminas son sustancias orgánicas que nuestro cuerpo necesita para mantenerse sano. Para que el cuerpo funcione perfectamente, necesita como mínimo 13 vitaminas diferentes. Dado que nuestro organismo no puede fabricar estas sustancias esenciales, las obtiene de la fruta y la verdura.
2Las vitaminas y los minerales de la verdura: ¿cuál es su función y en qué alimentos se encuentran?
Vitaminas Función
A (retinol o betacaroteno) Acción antioxidante.
B1, B2, B3, B4, B5, B6 Extracción de la sustancia alimenticia de los alimentos para convertirla en «combustible» para el cuerpo.
Ácido fólico ayuda en la formación de glóbulos rojos.
C Prevención de la anemia y el cansancio y estimulación del sistema inmunitario.
K Importante para la coagulación de la sangre.
E Acción antioxidante.
Minerales y oligoelementos Función
Potasio y magnesio Necesarios para la contracción de los músculos.
Calcio Esencial para la formación, el crecimiento y la rigidez de los huesos.
Hierro Componente fundamental de los glóbulos rojos; mejora del suministro de oxígeno a los tejidos.
Fibra Función
  Necesaria para un buen tránsito intestinal
3“Para poder conservar la verdura congelada tanto tiempo, se le debe añadir conservantes.”
Falso: la verdura congelada no contiene ningún conservante: gracias al escaldado, determinadas enzimas se destruyen, por lo que la verdura deja de desarrollarse y queda «estancada» en su estado actual. De este modo, no se deterioran. La mayoría de gente cree que la fruta y la verdura fresca contiene muchas vitaminas. Sin embargo, a menudo no piensan que, actualmente, la fruta y la verdura «fresca» normalmente recorre un largo camino antes de llegar a nuestras casas. En realidad, todo el proceso de recolección, transporte, almacenamiento y distribución dura bastante tiempo, y precisamente durante este largo proceso muchas vitaminas importantes y gran parte del valor nutricional se pierden.
4“Se añaden colorantes a las zanahorias y los arvejas para que se vean atractivas”
Falso: gracias al escaldado, el color natural de la verdura queda fijado y se vuelve más intenso. El color verde de as arvejas o el naranja de las zanahorias no está provocado por colorantes. Son los pigmentos naturales de esta verdura que se exteriorizan al máximo.
5“La ultracongelación de la verdura la daña igual que la congelación en casa.”
Falso: la ultracongelación es un proceso industrial en el que la temperatura del núcleo de la verdura se reduce rápidamente, sin que la estructura celular se vea perjudicada. Los congeladores domésticos, en cambio, estabilizan el interior de los alimentos en el estado en el que se encuentran, por lo que la temperatura desciende de manera relativamente lenta (24 horas de media). Esto puede tener un efecto negativo para la estructura celular, ya que se forman grandes cristales de hielo. Por lo tanto, es importante que el tiempo que transcurre entre el ultracongelador de la tienda y el congelador de nuestra casa sea lo más corto posible.
6“La verdura congelada contiene tantas sustancias alimenticias como la verdura fresca.”
Verdadero: generalmente, la verdura fresca no llega a nuestras casas justo después de la cosecha, por lo que la oxidación hace que se pierdan vitaminas. Además, a menudo la verdura se cuece o fríe durante demasiado tiempo. En el caso de la verdura congelada, pasa poco tiempo desde la cosecha hasta el envasado. Cuando la tenemos en el plato, la verdura cocinada conserva todas sus vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, sea cual sea el modo de preparación.

Comparemos:
Cantidad de vitamina C (mg/100 g)
Arvejas recién recolectados: 22,1
Arvejas frescos al cabo de 2 días: 14,1
Arvejas ultracongelados: 20,2


Espinacas recién recolectadas: 17,0
Espinacas frescas al cabo de 2 días: 4,1
Espinacas ultracongeladas: 14,6
7“Cuando compramos verdura congelada, sabemos exactamente qué nos llevamos a la boca.”
Verdadero: la etiqueta aporta mucha información: el nombre de la verdura, el modo de preparación, en su caso, y el tamaño (surtido); información sobre su valor nutritivo; el peso neto; el nombre y la dirección de la organización productora, la empresa empaquetadora o el supermercado; los ingredientes, por orden de cantidad; el número de lote, que permite la trazabilidad de la verdura.