Vegetales congelados vs frescos

nov_congelados_

Actualmente, debido a nuestro ritmo de vida, tenemos menos tiempo para cocinar de forma saludable. La tendencia a consumir productos congelados es cada vez mayor. Un ejemplo son las verduras congeladas que se presentan de diferentes formas, pero ¿son igual de saludables que las frescas?
Las técnicas actuales de congelación permiten preservar intactas las propiedades de los vegetales. Las verduras son recolectadas en su mejor momento y el tiempo que trascurre desde que se recogen hasta que se congelan es muy escaso, por lo que se conservan las propiedades nutricionales así como también su sabor, textura, olor y color hasta su consumo. Dado que el frío es su método natural de conservación, no hace falta agregar aditivos o conservantes, logrando así que los alimentos se mantengan naturales y saludables.

Los expertos coinciden en que la mejor forma de aprovechar los vegetales es consumiéndolos de temporada, frescos y recién recolectados. Pero esto muy pocas veces es posible. En el caso de los alimentos frescos, el trayecto desde su recolección hasta su consumo puede ocasionar importantes deterioros. Los vegetales empiezan a oxidarse y a perder nutrientes en cuanto se separan de la tierra, proceso continúa hasta su consumo. Es por esto que un vegetal fresco, aun siendo local, de temporada y ecológico, pierde frente a otro congelado si pasa varios días en el mercado o queda aletargado en la despensa o en un cajón de la heladera.
Otra gran ventaja con la que cuentan los vegetales congelados es que son productos muy apropiados para los tiempos modernos en los que la simpleza, practicidad y rapidez son muy valorados. Los vegetales frescos requieren cuidados previos a su cocción que no siempre estamos dispuestos a asumir. En cambio, los vegetales congelados están listos para su utilización; están lavados, cortados, pre-cocidos y libres de desperdicios. De esta forma le ahorran tiempo y trabajo al consumidor. Además, permiten tener una mayor variedad y disponibilidad de alimentos durante todo el año, independientemente de la estacionalidad del cultivo.